martes, 18 de diciembre de 2012

Proponer la fe aquí y ahora.

Francisco Rodríguez Barragán. Licenciado en Geografía, Historia y Derecho.- Hay ateos que niegan la existencia de Dios porque su razón no ha encontrado argumentos válidos para creer en El. Otros piensan que quizás exista pero que no se cuida de nosotros. Otros rechazan ocuparse de la cuestión para no complicarse la vida. Muchos creen que los avances científicos lo hacen innecesario, incluso que representa una limitación para el hombre. A pesar del dolor, del sufrimiento y de la muerte, presentes siempre, no quieren creer que puedan ser salvados por el que los llamó a la existencia. franciscorodriguezbarragan
Aunque muchos ateos respetan a los cristianos, van creciendo minorías poderosas que están decididas a acabar con el cristianismo y con la Iglesia. En todos los tiempos la Iglesia ha tenido enemigos y adversarios. El mismo Cristo ya nos anunció que seríamos perseguidos por los poderes de este mundo.
Estas minorías combativas se han ido introduciendo en todos los centros de decisión política y educativa para dominar a las nuevas generaciones desde la infancia. Los grandes obstáculos para llevar a cabo su designio son la familia y la Iglesia. El ataque a la familia, sus derechos y su influencia está en marcha y hay que lamentar que en España y en gran parte de Europa están teniendo éxito.
La institución del matrimonio, base de la familia, está siendo desvirtuada y sustituida por frágiles situaciones de pareja, escasamente fecundas, que no son lo más adecuado para la educación de los hijos, que se delega cada vez más en los centros de enseñanza, desde las guarderías a las universidades.
La Iglesia católica es el otro gran enemigo a abatir. El ateísmo ha dejado de ser una mera negación de la existencia de Dios para convertirse en una nueva religión, que ofrece liberar a las personas incluso del sentimiento del mal o de la culpa. Gozar sin límites del placer, de cualquier placer, en un mundo feliz en el que los avances de la ciencia, lo resuelvan todo. Quieren raer todo vestigio del cristianismo, por eso tratan de suprimir la Navidad, de quitar el crucifijo de todos los sitios, de eliminar la religión como asignatura, etc.
España y toda Europa se construyeron sobre el armazón del cristianismo. La progresiva desaparición de sus valores de la vida pública está produciendo esta formidable crisis que es no solo económica sino de identidad. No solo está desapareciendo la fe entre la gente sino también nuestra propia cultura. Sin conocimiento de la religión cristiana cada vez será más difícil entender lo que representan nuestras mejores obras de arte, cultura, música, literatura, los retablos de nuestras catedrales y nuestros templos…
La Iglesia ha proclamado un año de la fe como una llamada urgente a una nueva evangelización. Los cristianos estamos seguros de que la Iglesia no va a desaparecer, aunque se la combata. Puede entrar en crisis en unos lugares y florecer en otros, puede desaparecer de Europa como desapareció o se redujo en Asia Menor, Siria o el norte de África.
La fe no puede imponerse. Dios ha concedido a cada persona la libertad para acogerla o rechazarla, pero los cristianos tenemos el deber de anunciarla, de proponerla, de predicarla, con nuestra palabra, nuestro ejemplo, nuestra vida y eso debemos hacerlo sin demora, sin tregua, sin descanso. Unos aceptaran a Cristo y otros lo rechazarán y nos perseguirán. No importa, ya lo sabíamos.
Fuente: Análisis digital.

viernes, 7 de diciembre de 2012

LOS PATIOS DE CÓRDOBA (Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad)



LA UNESCO OTORGA EL TITULO A LA FIESTA DE LOS PATIOS
PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD
 
Un legado más de Córdoba reconocido por la Unesco.
 
LOS PATIOS DE CÓRDOBA
SE ABREN AL MUNDO


 

 

martes, 13 de noviembre de 2012

Prudencia.


Enseñanzas del Evangelio






No den a los perros lo que es santo, ni echen sus perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen con sus patas, y después, volviéndose, los despedacen. (Mt 7, 6).

Enseñanza:

Por eso el Señor hablaba en parábolas, para no descubrir los secretos del Reino de Dios a cualquiera, sino sólo a aquél que profundizara en el significado y tuviera buena voluntad.

Porque los malos no suelen hacerse más buenos con las cosas buenas que aprenden, sino que a veces las usan para el mal, y se hacen mal a sí mismos y hacen mal a muchos.

Jesús quiere que el hombre vaya descubriendo las bellezas del Reino de Dios a medida que va profundizando en la doctrina y va caminando por el buen camino. Si muchos quedan afuera y van por el mal camino, y nosotros les revelamos cosas lindas que hemos aprendido en el seguimiento de Cristo, les puede caer muy mal, escandalizarse, y luego perseguirnos y hacernos daño.

Entonces hay que obedecer al Señor y no dar las joyas a los cerdos ni a los perros, porque no las saben apreciar y es un mal para ellos y para nosotros.

Tengamos en cuenta esta premisa para la evangelización, para manejarnos con prudencia y recordar que todos los hombres son diferentes, y cada uno está en un grado de avance en la vida espiritual, y por eso hay que saber dosificar la Verdad. Sin mentir hay que saber dar de a poco a cada cual lo que puede digerir, pues como dice bien San Pablo, algunos sólo pueden tomar leche, y otros comer alimentos sólidos, porque los primeros son como niños en lo espiritual, y en cambio los segundos ya están crecidos en el camino del bien.

viernes, 9 de noviembre de 2012

EL GRAN MILAGRO

Por favor ruego vean la pelicula de principio a fin (ALFA y OMEGA) Les recomiendo hagan clic en pantalla completa.

lunes, 5 de noviembre de 2012

¿Cáritas, sí, Iglesia, no?

A Cáritas le llueven los reconocimientos. Está en un momento dulce en el ejercicio de la caridad-solidaridad y en el reconocimiento público. A Cáritas, en España, se le quiere y se le respeta. Y se le agradece su labor samaritana con los últimos. Y su labor de denuncia, también. Es lógico, pues, que tanto la sociedad civil como la Iglesia se lo reconozcan públicamente.


El último reconocimiento civil ha sido el de Amancio Ortega, que acaba de donarle 20 millones de euros, casi el montante que recibe anualmente Cáritas de todos los empresarios juntos. Todo un "pelotazo". Ganado a pulso. El dueño de Inditex se lo da a Cáritas porque le ofrece credibilidad. Y, de esta manera, reconoce de facto la autoridad moral con la que cuenta ante la opinión pública la institución eclesial. Y ante la publicada. En su última rueda de prensa había más cámaras televisivas y más periodistas que en las convocatorias de la Conferencia episcopal española.

Con un tándem de lujo en su cúpula. Tanto el presidente Rafael Del Río, como el secretario general,Sebastián Mora, son dos laicos comprometidos, que comunican con verdad, dulzura, claridad y sencillez. Apoyados por Marisa Salazar y Angel Arriví, la política comunicativa de Cáritas funciona como la seda. Aquí nunca hay temas acotados ni preguntas sin contestar ni desaires a los profesionales. Al contrario, se nos valora y se nos mima. Y eso le sale rentable a la institución.

La propia Iglesia, que conoce mejor que nadie la labor de Cáritas, acaba de premiarla también con el Premio Bravo.
Cáritas es la Iglesia y la Iglesia es Cáritas. Se hartaron de repetirlo el presidente, el secretario general y el obispo responsable de Cáritas, monseñor Milián, en la última rueda de prensa. Por no por mucho reiterarlo, el hecho llega a la opinión pública.
La jerarquía de la Iglesia tendría que preguntarse por qué no se identifica a la Iglesia católica con Cáritas. Y no es por falta de identidad católica de la organización, que presume, y con razón, de su catolicidad a machamartillo.
Porque el caso es que la gente separa a Cáritas de la jerarquía. Más aún, no le gusta que la jerarquía se esconda detrás de Cáritas, para tranquilizar su conciencia samaritana. En el fondo, la gente cree que los obispos (individual y colectivamente) pueden y deberían hacer más para paliar los efectos de la crisis y denunciar a sus causantes.
Muchos obispos suelen decir que ya lo están haciendo. Incluso con gestos concretos. Algunos de los cuales me constan personalmente. Luego, si lo están haciendo y la sociedad no lo percibe, es que la jerarquía y, por ende, la Iglesia española tiene un tremendo problema de comunicación. O no comunica o comunica mal. Sus expertos mediáticos tendrían que estrujarse las meninges para intentar solucionar este cliché mediático. ¿Cómo? Con humildad, con gestos, con testimonios. Y explorando nuevos caminos. Que miren, también en eso, hacia Cáritas.
José Manuel Vidal

martes, 16 de octubre de 2012

Por qué creer

Por qué un Año de la fe

Este 11 de octubre pasado inició el Año de la fe. El motivo histórico de este año especial dedicado a la fe, convocado por el Papa Benedicto XVI, es el quincuagésimo aniversario del inicio del Concilio Vaticano II, que el Papa Juan XXIII inauguró en 1962; y el vigésimo aniversario de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica.
vela_1
Ahora bien, el Año de la fe no es un evento sólo conmemorativo. Es una invitación a redescubrir el tesoro de la fe y a renovar la fe misma, en un mundo que sufre cada vez más una "desertificación espiritual". Es una invitación a una nueva primavera de la fe.

Las dos dimensiones de la fe

El Papa, en su carta Porta fidei ("La puerta de la fe") con la que convocó este Año de la fe, nos recuerda que la fe tiene dos dimensiones: Una es el contenido de la fe; y otra, el acto de la fe.
El contenido de la fe es, en cierto modo, lo que creemos, y que está sintetizado en el Credo. El acto de la fe, en cambio, es nuestra adhesión personal a ese Credo. Es preciso que cada uno crea de nuevo, con una fe más personal, más viva y más consciente. O, para decirlo con otras palabras del mismo Papa, es preciso pasar de una fe de segunda mano a una fe de primera mano.

Los desafíos para la fe hoy

La celebración de un Año de la fe en los comienzos del tercer milenio cristiano es providencial. Creer se ha vuelto cada vez más difícil. Muchas certezas han caído y muchas confianzas han sido defraudadas. No pocos dicen: "Ya no sé qué creer".
Por otra parte, el mundo de hoy nos ha hecho sentir, como nunca, la necesidad del control y la seguridad; del dominio sobre todas las variables de la existencia. En cierto modo, el hombre del siglo XXI ha aprendido a "cuidarse solo", al margen de Dios.
Creer, en cambio, es un acto en dirección opuesta. Creer supone "perder el control" y aceptar que Alguien más lleva nuestra vida. Creer es abandonarse en manos de una Providencia que desafía nuestras certezas.

Por qué creer

En el fondo, ¿por qué creemos? Creemos, ante todo, porque Dios se nos ha revelado. Él tomó la iniciativa de salirnos al encuentro y dársenos a conocer. Él es el garante de nuestra fe. «Dios –como dice el Concilio Vaticano II– habla a los hombres como amigos, movido por su gran amor, y mora con ellos para invitarlos a la comunicación consigo y recibirlos en su compañía» (Dei Verbum, n. 2).
Creemos porque Dios nos reveló que Él es Dios Creador y que nosotros somos sus creaturas; nos reveló que Él es Amor y nosotros somos sus hijos muy amados; nos reveló que Él es el nuestro Origen y nuestra Meta, y nosotros somos viajeros en tránsito hacia Él. Nuestra fe, por tanto, más que una pregunta por Dios, es una respuesta a Dios.
La fe se vuelve así el acto más "razonable" del hombre. Porque más que buscar a Dios es dejarse encontrar por Él. Lo expresó Pascal con admirable agudeza: «Solo conozco dos tipos de personas razonables: las que aman a Dios de todo corazón porque le conocen y las que le buscan de todo corazón porque no le conocen».
Nuestro corazón no puede conformarse con el limitado horizonte de este mundo. Las solas expectativas de esta vida le quedan chicas; y sus motivaciones, también. La fe es, en definitiva, la apertura al Amor que le da pleno sentido, consistencia y comprensión a toda nuestra vida.

Tres consignas prácticas para el Año de la fe

  • Conoce tu fe. Retoma, sobre todo, el Catecismo de la Iglesia Católica. No como un "compendio teórico" de nuestra fe, sino como un encuentro personal con Cristo (cfr. Porta fidei, n. 11). Estudia de nuevo los Documentos del Concilio Vaticano II. Te recomiendo, en particular, la Constitución Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual. Te sorprenderás de la actualidad de sus planteamientos y propuestas.
  • Celebra tu fe. Especialmente a través de una práctica sacramental y de oración más intensa. La fe no es sólo algo "personal". Es también una fe "comunitaria". Por eso se recomienda tanto la participación viva y fervorosa en las celebraciones litúrgicas de la Iglesia.
  • Comunica tu fe. El Año de la fe constituye un nuevo compromiso apostólico para todos. Es una oportunidad para compartir el tesoro de nuestra fe. No podemos olvidar que la fe se transmite por el oído (fides ex auditu), como decía san Pablo. Por eso, no "compartimentalices" tu fe. No la dejes en la Iglesia. Llévala a todas partes. Que tu palabra y testimonio de vida sean un anuncio vivo y eficaz que toque a muchos corazones (Cfr. Randy Hain, The Catholic Briefcase).

"Feliz la que ha creído"

María es el más grande modelo de fe que conocemos. Ella fue "feliz por haber creído", aunque su vida fue un continuo caminar por el "claroscuro" de la fe. Su fe fue puesta a prueba muchas veces. Pero Ella se mantuvo firme, y su fe no la defraudó. Ella nos alcance la gracia de redescubrir y renovar el tesoro de nuestra fe. Y así experimentemos también la felicidad de creer en un Dios que es Amor y que sólo nos pide la apertura suficiente para dejarnos encontrar.
La Palabra de Dios debe ser la materia fundamental de nuestros diálogos con Dios en la oración personal. Ojalá que este comentario a la liturgia te sirva para la meditación durante la semana.
Fuente: www.la-oración.com

jueves, 5 de julio de 2012

Vive Cada Día


Vive cada día como si fuera el último.
Aprovecha al máximo cada hora, cada día y cada época de la vida.
Así podrás mirar al futuro con confianza y al pasado sin tristeza.
Sé Tú mismo.


Pero sé lo mejor de tí mismo.
Ten valor para ser diferente y seguir Tú propia estrella.
Y no tengas miedo de ser Felíz.



Goza de lo bello.
Ama con toda el alma y el corazón.
Cree que aman aquellas personas que Tú amas.


Olvídate de lo que hayas hecho por tus amigos y recuerda, lo que ellos han hecho por ti.
No repares en lo que el mundo te debe y fíjate en lo que le debes al mundo.
Cuando te enfrentes a una decisión, tómala tan sabiamente como te sea posible.
Luego olvídala.


El momento de la certeza absoluta nunca llega.
Sobre todo recuerda, que Dios, ayuda a quienes se ayudan a sí mismos.
Actúa como si todo dependiera de ti, y reza como si todo dependiera de Dios.
Vive cada día a plenitud.

martes, 3 de julio de 2012

Aprende a Pedir Por ti




Cuando la bendición toca a la puerta de tu corazón,
no tengas dudas de que pediste por ella en algún momento de tu vida...


A veces lo que deseamos parece no llegar nunca,
pero hay que recordar que no siempre sabemos pedir.


Aprende a pedir por ti, por tu armonía,
por tu alegría...


Aprende a pedir el mejor camino,
aquél donde el pasto crece verde y abundante,
donde la luz ilumina y hace conocer,
donde el amor sucede,floreciendo por sí mismo...

No te abandones a una vida vacía, sin propósito.
Pide amor, pide paciencia y pide comprensión.

Para que en cada momento
puedas crecer porque amas,
puedas estar en paz porque sabes el momento
de la espera y puedas caminar seguro
porque aprendiste el arte de la comprensión...

Sé fiel a tu intuición, a tu corazón y camina...

Todo viene a tiempo para aquellos
que saben pedir con amor y confianza....

jueves, 21 de junio de 2012

La amistad

La amistad no se conquista, no se impone; se cultiva como una flor, se abona con pequeños detalles de cortesía, de ternura y lealtad; se riega con las aguas vivas del desinterés y del cariño silencioso.

No importan las distancias, los niveles sociales, los años o las culturas, la amistad todo lo borra.

La felicidad del amigo nos da felicidad: sus penas se vuelven nuestras porque hay un maravilloso lazo invisible que une a los amigos. La amistad es bella sobre toda ponderación, porqué:”Para el que tiene un amigo, no existe soledad.”

viernes, 15 de junio de 2012

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, 15 de junio del 2012



ORACIÓN AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS PARA UNA GRAVE NECESIDAD.


Oh Divino Jesús que dijiste: «Pedid y recibiréis; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca encuentra, y a quien llama se le abre». Mírame postrado a tus plantas suplicándote me concedas una audiencia. Tus palabras me infunden confianza, sobre todo ahora que necesito que me hagas un favor:

(Se ora en silencio pidiendo el favor)


¿A quién he de pedir, sino a Ti, cuyo Corazón es un manantial inagotable de todas las gracias y dones? ¿Dónde he de buscar sino en el tesoro de tu corazón, que contiene todas las riquezas de la clemencia y generosidad divinas? ¿A dónde he de llamar sino a la puerta de ese Corazón Sagrado, a través del cual Dios viene a nosotros, y por medio del cual vamos a Dios?
 
A Ti acudimos, oh Corazón de Jesús, porque en Ti encontramos consuelo, cuando afligidos y perseguidos pedimos protección; cuando abrumados por el peso de nuestra cruz, buscamos ayuda; cuando la angustia, la enfermedad, la pobreza o el fracaso nos impulsan a buscar una fuerza superior a las fuerzas humanas.

Creo firmemente que puedes concederme la gracia que imploro, porque tu Misericordia no tiene límites y confío en que tu Corazón compasivo encontrará en mis miserias, en mis tribulaciones y en mis angustias, un motivo más para oír mi petición.

Quiero que mi corazón esté lleno de la confianza con que oró el centurión romano en favor de su criado; de la confianza con que oraron las hermanas de Lázaro, los leprosos, los ciegos, los paralíticos que se acercaban a Ti porque sabían que tus oídos y tu Corazón estaban siempre abiertos para oír y remediar sus males.

Sin embargo... dejo en tus manos mi petición, sabiendo que Tú sabes las cosas mejor que yo; y que, si no me concedes esta gracia que te pido, sí me darás en cambio otra que mucho necesita mi alma; y me concederás mirar las cosas, mi situación, mis problemas, mi vida entera, desde otro ángulo, con más espíritu de fe.

Cualquiera que sea tu decisión, nunca dejaré de amarte, adorarte y servirte, oh buen Jesús.

Acepta este acto mío de perfecta adoración y sumisión a lo que decrete tu Corazón misericordioso. Amén.

Padre Nuestro, Ave María, Gloria al Padre.

Sacratísimo Corazón de Jesús, en Vos confío. (3 veces).
 

viernes, 8 de junio de 2012

“perdón”




Lo que doy con mayor dificultad debo darlo primero el perdón.

El “perdón”, así, ¡tal como suena!


Debo perdonar, volver siempre a perdonar.

Si dejo de perdonar empiezo enseguida a levantar un muro. Y un muro es el principio de una cárcel.


En la vida tengo necesidad de hacer, sobre todo dos cosas: “comprender” y “olvidar”.

Conozco a mucha gente y conozco los secretos de muchos.


Estoy cada vez más persuadido de que no existen dos hombres (mujeres) idéntico/as. Cada hombre (mujer) es un mundo aparte; vive, piensa, siente y reacciona a partir de su mundo, cuyo centro profundo me resulta siempre extraño.

Por eso entre los hombres (mujeres) se crean, casi necesariamente, roturas, fricciones e incomprensiones.


Solamente si comprendo que el otro es “otro”, y si estoy dispuesto a perdonar será posible “vivir juntos”.

De otra suerte la vida se convertirá en un recíproco asedio y viviré día tras día en guerra, caliente o fría.


Hay ocasiones excelentes, excepcionales, para desterrar los litigios.


Dado el primer paso, el más difícil, el resto será una “fiesta”. ¡El perdón! ¡El regalo más hermoso!


El primer paso para liberarte del pasado es perdonar. Perdona y olvida, para que te des la oportunidad de ser feliz.

jueves, 7 de junio de 2012

¿ Que es la vida ?



Es un plan... una misión... una obra
un destino... La vida es canal... puente... vía.

La vida es regalar sin esperar... Recibir sin
merecer... Remediar sin cobrar... Sufrir sin pre-
guntar... ¡Y amar sin exigir!

No es todo ligereza ni todo tragedia... no es
todo luz, ni todo sombra... no es todo verdad ni
todo mentira...

Es una mezcla... un barajar de ingredientes...
un atareo diario... un aderezo constante de
saboreo.
La vida es un mensaje que se lleva... Un don
que se cultiva... Un compromiso que se cumple...
Una imagen que se transmite... ¡Una respuesta
a Dios!

Dar y darse... Ser y sentir... Amar y crecer...
Sembrar y producir... ¡Eso es la vida!

miércoles, 6 de junio de 2012

Sin amor, la vida no tiene sentido

Estamos tan enfrascados en nuestro pequeño mundo, en nuestros problemas, que no vemos más allá de nuestros reducidos horizontes.

Los hombres de hoy necesitamos más que nunca hacer una verdadera experiencia del amor, muchas veces estamos tan enfrascados en nuestro pequeño mundo, en nuestros problemas, que no vemos más allá de nuestros reducidos horizontes. Abramos el corazón a aquellas palabras de Jesús: "No hay más amor que el que da la vida por sus amigos" o "El que me ama, cumplirá mi palabra y mi Padre lo amará y haremos en Él nuestra morada". Aunque nos cueste creerlo, está al alcance de nuestra mano el que seamos morada de Dios, el que Dios habite en mí. Seamos generosos aprovechando las oportunidades que en cada momento se nos presentan.
¡Qué sabias y hermosas son las palabras del Papa Juan Pablo II cuando decía!: "Amar es, por tanto, esencialmente entregarse a los demás. Lejos de ser una inclinación instintiva, el amor es una decisión consciente de la voluntad de ir hacia los otros. Para poder amar de verdad, conviene desprenderse de todas las cosas y, sobre todo, de uno mismo; dar gratuitamente, amar hasta el fin" (Juan Pablo II, 1980).

Así, el amor es fuente de equilibrio. Es el secreto de la felicidad. ¿Qué pasa si una persona no aprende a amar? la vida, tu vida o mi vida dejan de tener sentido; urge cultivar el amor, urge vivir amando, no se puede vivir sin trasmitir el amor, de lo contrario, descubrirán que en realidad no amamos:

La inteligencia sin amor...Te hace perverso.
La justicia sin amor...Te hace implacable.
La diplomacia sin amor...Te hace hipócrita.
El éxito sin amor...Te hace arrogante.
La riqueza sin amor...Te hace avaro.
La docilidad sin amor...Te hace servil.
La pobreza sin amor...Te hace orgulloso.
La verdad sin amor...Te hace hiriente.
La autoridad sin amor...Te hace tirano.
El trabajo sin amor...Te hace esclavo.
La pasión sin amor...Te hace promiscuo.
La oración sin amor...Te hace introvertido.
La ley sin amor...Te esclaviza.
La fe sin amor...Te fanatiza.
El deporte sin amor...Se convierte en una vana competencia.
La cruz sin amor...Se convierte en injusta tortura.

La vida sin amor...NO TIENE SENTIDO.


Hagamos el esfuerzo de pensar siempre bien de los demás; de formar un corazón capaz de amar a todos, de comprender y perdonar al hermano caído o a aquel que nos ha herido. Tratemos a los demás, en definitiva, con el mismo amor, la misma paciencia y comprensión con la que Cristo nos ha tratado.

miércoles, 30 de mayo de 2012

-Día 30 de Mayo




- En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

- Oración a María
Querida Madre.
Acompáñame todos los días.
Ayúdame a portarme bien
y ser un buen hijo, servicial y atento
para lo que necesiten mis papás.
Quiero ser un buen hermano,
que no discuta ni me pelee tan fácil
por cosas que no son importantes.
Dame una manito en las cosas de la escuela
y ayúdame a tener siempre
una sonrisa para todos los que me rodean.
Ayúdame a vivir haciendo el bien,
como le enseñaste a tu hijo Jesús.
Ayúdame a ser como El y quererle con el alma y la vida.
 
Le cuento a la Virgen               

REINA DEL SANTO ROSARIO. Virgencita, tu Rosario es una maravilla, qué buena idea tuviste de dárselo a Santo Domingo de Guzmán para que se lo enseñara a todo el mundo , porque ahora hasta en el último rincón del planeta, donde llegue un misionero, allí llega el rosario. Es mucho más que turismo de aventura; rezar el Rosario es como andar de paseo contigo por la vida de Jesús, recorriendo cada misterio, acompañado de avemarías que son como golpes suavecitos, pumm... pumm... diez seguidos, hasta que se abra la puerta del corazón para recibir a Dios unas veces recién nacido, otras veces predicando el Evangelio, otras en la cruz y lo mejor, para que viva resucitado con nosotros.
TODO TUYO: Sara, David, Pedro, María y Pablo

- Le pido por todos

- Ayúdanos a ser apóstoles del Rosario para que todos los niños aprendan a rezar.

- Ruega para que el Rosario detenga las guerras y el odio.

- Enséñanos a amar los misterios de nuestra fe y recibir a Jesús en nuestro corazón.

- Santa María , ven con nosotros a caminar.



- Pienso y rezo

Ahora apurruño los ojos y el corazón para pensar y rezar un misterio del Rosario que corresponda al día de hoy. 1Padrenuestro, 10 Avemarías y el gloria.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Don de Consejo

Don de consejo: Es el don que conduce a elegir bien entre las distintas alternativas que la vida propone. Hace que en el momento de escoger, escojamos lo que más nos conviene: Inspira lo que se debe hacer y lo que se debe hacer o decir y cómo se debe hacer o decir. Lo que se debe evitar y lo que se debe callar. Nos llena de inspiraciones. A veces por medio de la oración el don de consejo nos ilumina que es lo que Dios está esperando de nosotros. El don de consejo es un don social que nos une unos a otros en la búsqueda continuada del camino acertado que nos acerca a Dios. El don de consejo es un don vocacional: Nos ayuda a discernir nuestro camino, a no precipitarnos, a no convertir en absoluto nada de lo que es menos que Dios.

martes, 22 de mayo de 2012

Santa Rita de Casia

Fiesta: 22 de mayo
Santa Rita nació en 1381 junto a Casia, su segunda patria, en la hermosa Umbría, tierra de Santos: Benito, Escolástica, Francisco, Clara, Angela, Gabriel... Santa Rita pertenece a esa insigne pléyade de mujeres que pasaron por todos los estados: casadas, viudas y religiosas. Por otra parte, pocos santos han gozado de tanta devoción como Santa Rita, Abogada de los imposibles. Su pasión favorita era meditar la Pasión de Jesús.
Los antiguos biógrafos esmaltan su infancia de prodigios sin cuento. Lo cierto es que fue una niña precoz, inclinada a las cosas de Dios, que sabía leer en las criaturas los mensajes del Creador. Su alma era una cuerda tensa que se deshacía en armonías dedicadas exclusivamente a Jesús.
Sentía desde niña una fuerte inclinación a la vida religiosa. Pero la Providencia divina dispuso que pasara por todos los estados, para santificarlos y extender la luz de su ejemplo y el aroma de su virtud. Fue un modelo extraordinario de esposa, de madre, de viuda y de monja.

Por conveniencias familiares se casa con Pablo Fernando, de su aldea natal. Fue un verdadero martirio, pues Pablo era caprichoso y violento. Rita acepta su papel: callar, sufrir, rezar. Su bondad y paciencia logra la conversión de su esposo. Nacen dos gemelos que les llenan de alegría. A la paz sigue la tragedia. Su esposo cae asesinado, como secuela de su antigua vida. Rita perdona y eso mismo inculca a sus hijos. Y sucede ahora una escena incomprensible desde un punto de vista natural. Al ver que no puede conseguir que abandonen la idea de venganza, pide al Señor se los lleve, por evitar un nuevo crimen, y el Señor atiende su súplica.

Vienen ahora años difíciles. Su soledad, sus lágrimas, sus oraciones. Intenta ahora cumplir el deseo de su infancia; ser religiosa. Tres veces desea entrar en las Agustinas de Casia, y las tres veces es rechazada.

Por fin, con un prodigio que parece arrancado de las Florecillas, se le aparecen San Juan Bautista, San Agustín y San Nicolás de Tolentino y en volandas es introducida en el monasterio. Es admitida, hace la profesión ese mismo año de 1417, y allí pasa 40 años, sólo para Dios.
Recorrió con ahínco el camino de la perfección, las tres vías de la vida espiritual, purgativa, iluminativa y unitiva. Ascetismo exigente, humildad, pobreza, caridad, ayunos, cilicio, vigilias. Las religiosas refieren una hermosa Florecilla. La Priora le manda regar un sarmiento seco. Rita cumple la orden rigurosamente durante varios meses y el sarmiento reverdece. Y cuentan los testigos que aún vive la parra milagrosa.

Jesús no ahorra a las almas escogidas la prueba del amor por el dolor. Rita, como Francisco de Asís, se ve sellada con uno de los estigmas de la Pasión: una espina muy dolorosa en la frente. Hay solicitaciones del demonio y de la carne, que ella calmaba aplicando una candela encendida en la mano o en el pie. Pruebas purificadoras, miradas desconfiadas, sonrisas burlonas. Rita mira al Crucifijo y en aquella escuela aprende su lección.

La hora de su muerte nos la relatan también llena de deliciosos prodigios. En el jardín del convento nacen una rosa y dos higos en pleno invierno para satisfacer sus antojos de enferma. Al morir, la celda se ilumina y las campanas tañen solas a gloria. Su cuerpo sigue incorrupto.

Cuando Rita murió, la llaga de su frente resplandecía en su rostro como una estrella en un rosal. Era el año 1457. Así premiaba Jesús con dulces consuelos el calvario de su apasionada amante. Leon XIII la canonizó el 1900.

viernes, 18 de mayo de 2012

Supón que una mañana...





Supón que una mañana no te despiertas. Saben todos los de tu familia, amigos, compañeros de trabajo, escuela, que los amas?

Estaba pensando... Podría morir hoy, mañana o la semana próxima y me preguntaba si tenía algunas heridas pendientes de ser cerradas, amistades que requieran reavivarse o tres palabras que necesitaran ser dichas.

A veces, un "Yo te quiero", puede curar y ser una bendición. Deja que cada uno de tus familiares y amigos sepa que les quieres. Aún cuando pienses que ellos no te quieren a tí, te sorprenderás ante lo que esas tres palabritas y una sonrisa pueden hacer realmente.

*.*"Yo te quiero"*.* Si muero hoy, sólo quería que lo supieras
.

lunes, 14 de mayo de 2012

Granada de noche....

Ser feliz a tiempo




Cuenta la leyenda que un hombre oyó decir que la felicidad era un tesoro.

A partir de aquel instante comenzó a buscarla. Primero se aventuró por el placer y por todo lo sensual, luego por el poder y la riqueza, después por la fama y la gloria, y así fue recorriendo el mundo del orgullo, del saber, de los viajes, del trabajo, del ocio y de todo cuanto estaba al alcance de su mano.

En un recodo del camino vio un letrero que decía : 

”Le quedan dos meses de vida”
Aquel hombre, cansado y desgastado por los sinsabores de la vida se dijo:
“Estos dos meses los dedicaré a compartir todo lo que tengo de experiencia, de saber y de vida con las personas que me rodean.



Y aquel buscador infatigable de la felicidad, sólo al final de sus días,
 encontró que en su interior, en lo que podía compartir, en el tiempo que le dedicaba a los demás, en la renuncia que hacía de sí mismo por servir,
 estaba el tesoro que tanto había deseado.

Comprendió que para ser feliz se necesita amar; aceptar la vida como viene; disfrutar de lo pequeño y de lo grande; conocerse a sí mismo y aceptarse así como se es; sentirse querido y valorado, pero también querer y valorar; tener razones para vivir y esperar, y también razones para morir y descansar.

Entendió que la felicidad brota en el corazón, con el rocío del cariño, la 
ternura y la comprensión. Que son instantes y momentos de plenitud y 
bienestar; que está unida y ligada a la forma de ver a la gente y de
 relacionarse con ella y que para tenerla hay que gozar de paz interior.

 

Y en su mente recordó aquella sentencia que dice:
“¡¡Cuánto gozamos con lo poco que tenemos y cuanto sufrimos por lo mucho que anhelamos !!”

viernes, 4 de mayo de 2012

Permitirse ser debil


Permitirse llorar no es fácil. Nos han educado para ser fuertes, ser árboles de pie ante las adversidades de la vida.



Muchas veces sentimos angustia, el pecho dolorido ante tantas presiones y seguimos caminando, no nos detenemos a llorar: “Debes ser fuerte…”, “Llorar es de los débiles…”, “Los hombres no lloran…”, “Llorar es sinónimo de flaqueza…”


Tantas frases hemos escuchado en nuestra infancia, en nuestra juventud que, ante el dolor, la pérdida, las injusticias, el fracaso no nos permitimos llorar y agobiados ante tantas presiones y exigencias en esos pequeños instantes íntimos, “nuestros”, cuando estamos solos, nos dejamos llevar y las lágrimas que ahogaban nuestro ser empiezan a brotar…



Sufrir la pérdida de ciertas cosas es inherente a la vida del ser humano. Muchas veces las cosas que perdemos o que se rompen en nuestras vidas son irreemplazables y ni siquiera nosotros mismos podemos repararlas.



Los que nos quieren, muchas veces pueden ayudarnos a aliviar nuestro dolor y a soportar las pérdidas.

Cuando somos padres, tratamos de demostrar a nuestros hijos que somos fuertes, que nada nos quiebra, que nada nos duele, ya que tememos dañarlos con nuestras debilidades y con nuestras lágrimas…. ¡qué equivocados estamos…!

Ellos saben de nuestras tristezas y de nuestras alegrías. Tan sólo con mirarnos, con abrazarnos, con acariciarnos, perciben nuestro dolor.

No pidamos permiso para llorar, si sentimos que no podemos contener nuestras lágrimas, si sentimos que el corazón nos duele: Lloremos… No tenemos que ser fuertes todo el tiempo, toda la vida.


Debemos permitirnos ser, por momentos, débiles y dejar que nuestros sentimientos salgan.

martes, 1 de mayo de 2012

SAN JOSÉ OBRERO 1 de Mayo


San José ObreroEl origen de la fiesta litúrgica de San José Obrero se remonta al 1 de Mayo de 1955. Ese día, Roma era un hervidero de gentes venidas de muchas partes del orbe, y en la Ciudad Eterna parecía correr un aire nuevo, recién estrenado. Era un encuentro multitudinario y gozoso de más de 200.000 obreros con el Papa Pío XII. Ese mismo día, 1 de Mayo de 1955, en el incomparable marco de la plaza de San Pedro repleta de trabajadores, el Papa proclamaba la Fiesta del Trabajo, y en el calendario de la Iglesia universal nacía la fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores.


Los textos de la liturgia del día constituyen una catequesis del significado del trabajo humano a través de la fe.

Al menos, desde 1898, en que León XII abordó el tema del trabajo y la situación de los trabajadores con su importantísima encíclica Rerum Novarum, la Iglesia ha sido pródiga en la publicación de documentos sobre la llamada "cuestión social". Entre estos documentos, se puede destacar Quadragesimo Anno, de Pío XI; Mater et magistra, del Beato Juan XXIII; la Gaudium et spes, del Concilio Vaticano II; Populorum Progressio, de Pablo VI, y la Laborem exercens, de Juan Pablo II, en la que se profundiza sobre la espiritualidad del trabajo.

A continuación, podrán leer la oración con la que el papa Juan XXIII terminaba su alocución en esta fiesta el año 1959:

" ¡Oh glorioso San José, que velaste tu incomparable y real dignidad de guardián de Jesús y de la Virgen María bajo la humilde apariencia de artesano, y con tu trabajo sustentaste sus vidas, protege con amable poder a los hijos que te están especialmente confiados!

"Tú conoces sus angustias y sus sufrimientos porque tú mismo los probaste al lado de Jesús y de su Madre. No permitas que, oprimidos por tantas preocupaciones, olviden el fin para el que fueron creados por Dios; no dejes que los gérmenes de la desconfianza se adueñen de sus almas inmortales. Recuerda a todos los trabajadores que en los campos, en las oficinas, en las minas, en los laboratorios de la ciencia no están solos para trabajar, gozar y servir, sino que junto a ellos está Jesús con María, Madre suya y nuestra, para sostenerlos, para enjugar el sudor, para mitigar sus fatigas. Enséñales a hacer del trabajo, como hiciste tú, un instrumento altísimo de santificación".

lunes, 30 de abril de 2012

"Jesús y los niños". (30 de abril, día del niño).




En diversos evangelios, Jesús nos habla de los niños o nos pone en sus ejemplos a los pequeño. El niño es un ser débil y humilde, que no posee nada, no tiene ambición, no conoce la envidia, no busca puesto privilegiados, no tiene nada que decir en la avidez de los adultos, el niño tiene conocimiento de su pequeñez y su debilidad. Jesús no solo quiere demostrarnos su gran amor por nuestros niños, en los Evangelios la sencillez de corazón es reclamada con insistencia, la limpieza y la humildad del espíritu es un requisito indispensable para llegar al Reino de los Cielos.

En un ocasión Jesús nos dijo: "El que recibe a este niño en mi Nombre me recibe a mí, y el que me recibe a mí recibe a Aquel que me envió” Lc 9, 46-50

Sucedió que a los discípulos de Jesús se les ocurrió preguntarse quién sería el más grande. El pensamiento nos juega a veces una mala pasada, excitando pasiones por la codicia de la gloria, como les sucedió a algunos discípulos, entonces les vino en el pensamiento la idea de preguntar quien de ellos sería el mayor o el más grande. Parece que esta pasión nace cuando en una ocasión no pudieron curar a un endemoniado y se culparon entre ellos la impotencia de unos a otros. En otra ocasión ellos habían visto que Pedro, Santiago y San Juan, habían sido llamados aparte y llevados al monte.


Pero Jesús, conocía perfectamente bien el corazón de sus íntimos amigos, conocía lo que pensaban y lo que sentían y se daba cuenta lo que ellos planeaban y tramaban en su interior. Jesús, que sabe muy bien como salvar a los hombres de las caídas, cuando vio que se suscitaba esta idea en la mente de sus discípulos como un germen de amargura, antes que tomase incremento, la arrancó de raíz. Es así como conociendo sus pensamientos, tomó a un niño y acercándolo, les dijo:
"El que recibe a este niño en mi Nombre me recibe a mí, y el que me recibe a mí recibe a Aquel que me envió; porque el más pequeño de ustedes, ése es el más grande".

 
El niño tiene el alma sincera, es de corazón inmaculado, y permanece en la sencillez de sus pensamientos, el no ambiciona los honores, ni conoce las prerrogativas, entendiéndose esto por el privilegio concedido por una dignidad o un cargo, tampoco teme ser poco considerado, ni se ocupa de las cosas con gran interés. A esto niños ama y abraza el Señor; se digna tenerlos cerca de sí, pues lo imitan. Por esto dice el Señor (Mt 11,29): "Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón".

Dos enseñaza muy claras, nos dejo aquí Jesús, una que enseña simplemente que los que quieren ser más grandes deben recibir a los pobres de Cristo por su honor, y otra los exhorta a ser párvulos en la malicia.

 
El mayor será quien reconozca su más grande indigencia ante Dios, y será mayor quien más ame al humilde.

jueves, 26 de abril de 2012

Ansiedad, flexiones y reflexiones



Nuestro destino no es nuestro
La tragedia griega visualiza la realidad de que nuestro destino sólo en parte depende de nosotros. Muchos problemas no dependen de uno. La vida da las patadas y nosotros somos su pelota favorita: un declinar brutal de la salud; un familiar que sufre un atropello; un padre reducido a un guiñapo por una embolia; una crisis económica general o un gobierno de choris y mentecatos que acaban con tu floreciente negocio; un hijo que te sale rana o que tu amor te abandone sin darte explicaciones y al cabo de un tiempo se case con otro. Son circunstancias graves o trágicas que coinciden en un punto: no dependen de ti sino de otros, del azar, de la Naturaleza, de Dios, de yo que sé.
Sufrimiento por impotencia
Durante un tiempo, ante la tragedia que sufrimos, desarrollamos algún tipo de culpabilidad, de sentimiento ambigüo: el padre del hijo golfo se pregunta en qué falló su educación; el novio abandonado se pregunta qué hizo mal; el que sufre un accidente en coche se pregunta de quién fue la culpa, y así todo... En realidad la mayor parte de los problemas nos los impone la vida, esa cabrona retorcida, y su solución, en el raro supuesto de que la tenga, no depende de nosotros.
Dos problemas en lugar de uno
Lo que sí depende de nosotros es no complicarnos todavía más la vida. Si dejas que un problema te afecte hasta el punto de producirte ansiedad e insomnio, entonces tienes dos problemas. Porque la ansiedad y el insomnio no sólo son perfectamente inútiles sino que resultan perjudicales; no te van a solucionar nada, son un problema extra que añadir al anterior. Así de sencillo. Dos en uno, como los detergentes...
Parches que no remedios
Hay formas de luchar contra la ansiedad y el insomnio: la tradicional es mamarte bien mamado, pero da resaca y acabas con el hígado y el cerebro fulminados, o el famoso tripón cervecero, así que en lugar de dos problemas: el problema original, más la ansiedad, acabas con tres. ¡Menudo negocio!
Otro remedio es la bulimia: comes como una bestia, y con la tripa llena el cerebro manda mensajes de felicidad. Pero como luego te sientes culpable y la balanza del cuarto de baño se queja mucho, no es un remedio recomendable aunque sí preferible a otros, más tóxicos y menos reversibles.
Entre esos últimos tienes la opción pastillera, eso que los brujos de bata blanca llaman ansiolíticos o hipnóticos, vamos, tranquimicinas y sobamuchotol. De hecho, a veces ocurre que no hay más remedio que pasar por el aro farmacéutico si el golpe es brutal y repentino. El problema de las pastillitas es que aunque evitan que te suicides o que casques por culpa de un infarto, tampoco son una panacea: te afectan la memoria, por ejemplo, y te restan espontaneidad.

Otro remedio no inócuo pero mucho menos insano es el azúcar, que tiene la gran virtud de que algunos de sus efectos -la euforia- son muy parecidos a los del alcohol, y de hecho los alcohólicos que deciden no beber recurren a veces al dulce cuando sienten ganas de arrearse un lingotazo. Así que si te tomas algo de dulce por la noche, cuando estás peor, sueltas algo de vapor y duermes, pero tienes que lavarte bien los dientes y si acudes a ese remedio con excesiva frecuencia, puedes generar otros problemas como desarrollar el culo azucarero que es la versión posterior -y con frecuencia femenina- del tripón cervecero que suele ser un territorio muy masculino.
La Oración de la Serenidad Los veinte millones de personas que han dejado de beber gracias a Alcohólicos Anónimos, rezan todos los días la bien llamada Oración de la Serenidad cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos (puede verse aquí un resumen histórico en inglés) pero que realmente ha sido reacuñada y divulgada por los grupos de A. A. “Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia Las flexiones y los problemas Ora et labora, dijo San Benito. Asi que demás de esa magnífica oración, abogo por una forma mucho más razonable de acabar con las tristes reflexiones como son las alegres flexiones. No conozco ningún problema que se resista a la gimnasia. Cuando estoy particularmente acabado y desollado y no tengo a mano un perolo de macarrones, recurro a las flexiones. Los problemas se pueden catalogar en distintas categorías: - los que desaparecen con quince flexiones abdominales - los que exigen al menos veinte flexiones bien hechas. - los que superan las treinta flexiones No es necesario que el ejercicio sean abdominales, se puede uno torturar de muchos modos igual de sanos: una caminata de hora y media, apacible, por Madrid, también permite mandar a paseo -nunca mejor dicho- tristezas y obsesiones. Que como decía la gran canción de Mecano: "Hay qué pesado, qué pesado, siempre pensando en el pasado, no te lo pienses demasiado, que la vida está esperando".

martes, 24 de abril de 2012

Abrazar la vida



paisaje-rural-canario-copia.jpg


Hay que abrazar la vida a cada instante. No pierdan el tiempo lamentándose por el pasado, el pasado ya acabó.

Hay que perdonar el pasado y a la gente que nos hizo daño.
No pasarse la vida acusando y lamentándose. Odio a la gente que vive quejándose por lo que hicieron los padres.


¿Saben lo que hicieron los padres? Lo mejor que podían hacer, lo único que sabían y podían hacer. Nadie se propone hacer daño a su hijo adrede, a menos que sea un psicótico.
 
 
 
¿Puedes perdonar? ¿Puedes olvidar? ¿Eres capaz de comprenderlos? ¿Eres capaz de abrazarlos? Abrázate a ti mismo. Comprende una vez más que eres un ser especial, único y maravilloso. ¡Que en todo el mundo hay uno solo como tú!

Abrázate querido amigo… Claro que estas tensionado, que a veces cometes tonterías, que te olvidas de que eres un ser humano, pero lo más importante de ti es que pese a todo, tienes la capacidad de crecer… Sólo estas comenzando.