miércoles, 19 de octubre de 2011

Pararrayos contra el castigo.

[El Rosario] es el pararrayos que aleja de vosotros y de vuestros seres queridos, el fuego del castigo. 
(Mensaje de la Virgen al Padre Gobbi, del Movimiento Sacerdotal Mariano) 
Comentario: 
En las profecías que hace la Santísima Virgen y en el mismo Apocalipsis, se asegura que un fuego caerá del cielo y destruirá la ciudad pecadora, la Gran Babilonia, que es toda la tierra. Y la Virgen también nos dice que el medio para pasar a salvo a través de este tremendo castigo es consagrándonos a su Corazón Inmaculado y rezando el Santo Rosario todos los días, y cuantos más Rosarios recemos, tanto más nos protegeremos del castigo nosotros y a nuestros seres queridos.
Muchos quisieran que Dios ya castigara a esta humanidad tan pecadora. Pero en realidad no saben lo que piden, porque el castigo es tan tremendo que es mejor rezar por alejarlo cada vez más, al menos hasta que todos los hombres tengan el modo de conocer el peligro en que se encuentran y descubran la posibilidad de volver a Dios.
Con el Rosario podemos hacer todo esto, es decir, atrasar los tiempos de la divina Justicia para dar lugar al tiempo de la Misericordia de Dios.
Con el Rosario amparamos a nuestros seres más queridos. ¿Y no lo rezaremos más frecuentemente y con más atención y amor, sabiendo que con ello salvamos a los que amamos? Claro que lo rezaremos, y si no lo hacemos todavía diariamente, es tiempo de que comencemos a rezarlo a partir de hoy.

No hay comentarios: