jueves, 29 de septiembre de 2011

Una abortista camino de los altares.





Dorothy Day nació en Brooklyn en 1897 y creció en Chicago, en el seno de una familia protestante. Durante su juventud ejerció como periodista. Mujer activa y socialmente comprometida, sus causas en aquel entonces eran el amor libre y el control de la natalidad, siendo una declarada abortista. Muy joven se quedó embarazada y abortó a su hijo.


Más tarde, en 1926, tuvo una niña. Aunque el padre de su hija era un ateo convencido, Dorothy decidió bautizarla como católica, pues ya entonces se había producido un cambio radical en su alma y su acercamiento a la Iglesia Católica era inminente.


Dorothy halló en la Iglesia un lugar donde desarrollar su compromiso social a favor de los necesitados. Aquí encontró las puertas abiertas para los débiles, los pobres y los inmigrantes. Siguiendo este proceso de conversión, poco después, se separa de su amante y se bautiza.


Funda el periódico "The Catholic Worker", que lanzó su primer ejemplar el 1 de mayo de 1933, con informaciones sobre huelgas, paro, trabajo infantil, los salarios ínfimos de los negros, y otras causas sociales. Con el tiempo, lo que nació como un medio de comunicación, se convierte en un movimiento para ayudar a los más necesitados y es así como se comienzan a construir casas de hospitalidad para pobres e inmigrantes. Tres años después, ya se habían construido 33 casas en todo el país.


Dorothy Day murió en 1980, a los 83 años, después de una fructífera vida llena de pobreza voluntaria. El periódico "The Catholic Worker" continúa en circulación y sigue costando el mismo precio que cuando fue lanzado: un centavo de dólar.


En 1996 fue reconocida como Sierva de Dios y actualmente está abierto su proceso de beatificación.


El fallecido Arzobispo de Nueva York, Cardenal John O'Connor, declaró en una ocasión que "la beatificación de Dorothy Day podría recordar a muchas mujeres de hoy lo grande que es la misericordia de Dios, incluso cuando somos capaces de cometer un acto criminal y abominable como el aborto de un hijo. Ella supo bien lo que es estar al margen de la fe y lo que es después descubrir el camino correcto y vivir en plena coherencia con la exigencia de la fe católica".




Esta fotografía pertenece al cartel de la película “Entertaining Engels”, sobre la vida de Dorothy Day. El título de la película, hace referencia a su costumbre de tratar a todos sus huéspedes, ricos o mendigos, como si fueran ángeles.

1 comentario:

Valeria, hija de Dios dijo...

Te invito a mi blog cristiano para que leas sobre la insensatez de la idolatría, de isaías 44.
Acá va el link:
http://la-vida-plena.blogspot.com/2011/10/catolicismo-la-insensatez-de-la.html

que el Señor te bendiga,guarde y guíe =)