lunes, 19 de septiembre de 2011

El terrible crimen de una mujer que salva vidas

 


"No es demasiado tarde; aún podéis cambiar de opinión. Dios os ama". Pronunciar estas palabras le ha costado a Mary Wagner la cárcel.


Su crimen es terrible: ha sido acusada del 'uso y disfrute ilegal' de las instalaciones de una clínica abortista. Y es que esa es su ocupación, ir a los abortorios y repartir a las mujeres que están esperando para abortar una rosa blanca junto a una tarjeta donde dice: "Fuiste hecha para amar y ser amada. Tu bondad es más grande que las dificultades. Las circunstancias en la vida cambian. Una nueva vida, aunque sea diminuta, promete un gozo irrepetible. ¡Hay esperanza!".


Merece la pena conocer la historia de esta gran mujer. Podéis leerla aquí.

No hay comentarios: