viernes, 21 de enero de 2011

Santidad.

Porque les digo, si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos. (Mt 5, 20) 
Enseñanza: 
Es bueno conocer la verdad, pero conocer la verdad y luego no seguirla es algo muy malo, hubiera sido mejor nunca haberla conocido.
Pero no por eso debemos dejar de conocer la verdad, porque solo la verdad nos hace libres, y conociéndola nos llenamos de una alegría espiritual, porque nuestro corazón está hecho para la verdad, y cuando la encuentra y la saborea, entonces se cumple aquello que dijo el Señor de que ya nunca más se tiene ni hambre ni sed, porque la Verdad nos colma y sacia.
A veces nos viene la tentación de no querer profundizar más en la verdad, porque si lo hacemos tendremos que cumplir más cosas y ya no tendremos excusas. ¡Que nunca nos suceda esto!, sino tratemos de conocer la verdad completa, con la ayuda del Espíritu Santo, porque el mismo Espíritu vendrá en nuestra ayuda para que podamos cumplir todas las exigencias de la vida cristiana.
Recordemos que todo consiste en amar a Dios. Pero no le podremos amar si no lo conocemos. Entonces tratemos de conocer a Dios y las cosas de Dios, de conocer la verdad, para así amarlo cada vez más y salvarnos y ayudar a salvar a muchas otras almas.
Los fariseos y escribas conocían la verdad pero no cumplían sus exigencias, y eso es un gran pecado, que les atrajo su ruina.

No hay comentarios: