sábado, 2 de octubre de 2010

La fe en los tiempos dificiles.

"Señor auméntanos la fe", con esta petición realizada por los apóstoles a Jesús comienza el Evangelio esta semana. Una petición que hacemos nuestr y que debemos gritar con más fuerza si cabe que entonces: "Señor auméntanos la fe". Porque nos falta la fe para ver las cosas de este mundo y nuestra vida con los ojos de Dios.
La FE es un don de Dios que se nos da en el Bautismo y que hemos de conservar, cuidar, cultivar y acrecentar a lo largo de nuestra vida.Esta fe hace posible que creamos en Dios, en su Palabra, que nos abandonemos confiadamente en ÉL, aún cuando no comprendamos del todo lo que nos dice o el camino que nos traza.
La FE es el tesoro más grande que poseemos. Pero la fe no es creer unos contenidos que Dios nos ha revelado, sino que es un "FIARNOS" de ÉL que es la Verdad, el Camino y la Vida. Un fiarnos de ÉL que es AMOR; por ello nos abandonamos en ÉL y creemos en lo que nos dice porque nos ama.
Poderosa es la FE y debemos creérnos. Nuestro mundo grita:"poderoso es el dinero", y nosotros muchas veces también lo hemos creído. Pero nuestro grito, más fuerte que el del mundo y convencidos de veras de lo que decimos, debe ser; ¡poderosa es la FE! Sí, todo es posible para el que tiene fe, dice el Señor.
Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios. "Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: arráncate de raíz y plántate en el mar, y os obedecería". Con fe seríamos capaces de "remover los montes" dice el Señor. Y hay tanto que remover y tanto que arrancar en el mundo y primero en nuestro corazón.
Cuantas veces decimos: "que mal está el mundo,esto no tiene arreglo, etc." Pues no digamos eso. Tengamos FE. Trabajemos para que todo sea mejor pero tengamos FE, confiemos en Dios. Moveremos montañas, cambiaremos el mundo.
Cuantas veces decimos: "No puedo más, esta situación o este problema es insostenible o este pecado mío no tiene arreglo". ¡Tengamos FE! Oremos al Señor, confiemos en ÉL. Hagamos todo lo que esté en nuestra mano y dejemos a ÉL lo demás. Verás como todo cambia y eso que parecía una montaña será como un grano de arena. "Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: arráncate de raíz y plántate en el mar, y os obedecería".
Gritemos con los apóstoles: "Señor auméntanos la FE".
Autor: Juan Ropero Pacheco (Sacerdote en Misión Ad Gentes.Moyobamba (Perú).
Semanario Diocesano de Información y Formación Cristiana - Nº 252 - 3 de Octubre de 2010.

1 comentario:

Yo dijo...

Este Blog fue agregado al directorio de http://buscarenlabiblia.com, si deseas descargar libros y musica cristiana, ver predicas y mucho mas, por favor visita el sitio. Ademas puedes utilizar poderosas herramientas para investigar la Biblia.