jueves, 9 de septiembre de 2010

Dios es Padre.




Una verdad que a veces olvidamos es que Dios es “Padre”.

Efectivamente Dios es Padre, y un Padre Bueno, infinitamente bueno, que todo lo hace por amor, y que, incluso cuando castiga, es decir, cuando permite el mal, lo hace movido por el amor hacia nosotros, los hombres.

Es bueno que tengamos esto presente cuando nos ocurra alguna desgracia y nos imaginemos que Dios es cruel o malo porque ha permitido ese mal.

Si no debemos juzgar a nadie, mucho menos debemos juzgar a Dios, porque no sabemos lo que sabe Dios, y por ello no podemos entender por qué el Señor ha querido o permitido esas cosas.

En lo que respecta a nosotros nos debe bastar recordar esta verdad de que Dios es Padre, y un Padre infinitamente bueno, que solo actúa por amor, y su misma Justicia, está movida por su amor.

Tenemos que rezar mucho para que Dios no permita el mal en nuestras vidas ni en las vidas de nuestros seres queridos, porque el Mal existe y Dios, a veces, lo permite. Pero si rezamos mucho, el Señor nos amparará del Maligno y si nos sucede alguna desgracia, con la oración tendremos fuerzas para sobrellevarla y convertir ese mal en bien, como hace Dios, que del mal sabe sacar bienes.

No hay comentarios: