domingo, 18 de julio de 2010

Sufrimiento.



Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. (Mt 5, 5)

Enseñanza:

En esta vida no podemos pasar sin sufrir, sin llevar la cruz, porque el demonio nos molestará y nos hará sufrir si tratamos de ser fieles cristianos. Por eso el Señor nos ha dicho que si queremos salvarnos, debemos seguirle con la cruz a cuestas.

Pero es mejor llevar la cruz aquí en la tierra, sufrir en este mundo, antes que sufrir largos siglos en el purgatorio o, lo que es infinitamente peor, sufrir para siempre en el Infierno con tormentos que no se pueden ni siquiera imaginar.

Así que cuando tengamos una pena o un sufrimiento, acudamos a Jesús y a la Virgen para que nos ayuden a llevar esa cruz, sabiendo que al final nos espera el Paraíso, donde seremos eternamente consolados por Dios, y estaremos felices para siempre, con una felicidad que no podemos ni siquiera imaginar vagamente.

No envidiemos a los que en este mundo no sufren nada y pasan la vida entre risas y alegrías y viven en pecado, porque es el demonio que no los molesta ni los hace sufrir, ya que en la otra vida los tendrá para torturarlos por los siglos de los siglos. Por el momento el diablo esconde su odio, pero llegado el momento, incluso a veces ya en esta vida, se muestra con toda su crueldad, llevándolos a la desesperación.

1 comentario:

Gianna dijo...

Le felicito por su magnífico blog. No veo el enlace de seguidores así que me lo llevo a mis favoritos.
Que Dios le bendiga