lunes, 19 de julio de 2010

Pensamiento Mariano.


Predicar a María.

Dice San Anselmo que habiendo sido el sacrosanto seno de María el camino del Señor para salvar a los pecadores, no puede ser que al oír las predicaciones sobre María no se conviertan y se salven los pecadores.

Comentario:

¿Quién no se emociona al oír hablar de las dulzuras y bondades de su madre? Solo un demonio no se conmueve al escuchar que se ensalza a la propia madre.

Pues bien, si queremos convertir pecadores, empecemos por hablarles de María, su Madre, que sufrió por ellos toda clase de penas junto a su Hijo Jesucristo, para salvarlos de la muerte eterna, del Infierno tan horrendo.

María es la tabla de salvación para los pobres pecadores, incluso para los más desesperados y perdidos; porque el pensamiento de María en las almas de los pobres pecadores abre una brecha a la entrada de la gracia santificante, y Jesucristo viene a morar en el alma que es preparada por la meditación o el pensamiento de María.

¿Queremos dar frutos en el apostolado? Prediquemos a todas las gentes la dulzura y bondad de esta Madre todopoderosa, que puede hacer milagros portentosos en la vida de sus hijos, tanto de los hijos fieles como de los infieles y pecadores.

En María no hay nada terrible que asuste, sino todo lo contrario, María es la fuente de la Misericordia y de la Bondad, y todo hombre se siente feliz al recibir una caricia de su Madre. Pues bien, hablar y predicar sobre María es caricia para las almas.

¡Ave María Purísima!

¡Sin pecado concebida!

1 comentario:

Gianna dijo...

Ufff gracias. Estaba despistada y no encontraba el gadget de seguidores.
Un placer leer tu blog.
Saludos