jueves, 1 de julio de 2010

Jesús, es el Gran Amigo.


Jesús es el Gran Amigo de los hombres, con todo lo que significa la palabra amigo.

Él dio su vida por nosotros y la sigue dando a través del Santo Sacrificio de la Misa.

Él no vacila en ofrecerse al Padre en rescate de nosotros, para arrebatarnos de las manos de Satanás, y lo hace con amor infinito y sin calcular gastos, se entrega completamente por nosotros, y así nos demuestra su amistad incondicional.

Solo podemos perder su amistad con el pecado mortal, porque con el pecado mortal nos hacemos enemigos de Dios, enemigos de Jesús, aunque Él nos sigue llamando “amigos”, como le llamó a Judas cuando lo entregaba.

Perdemos la amistad de Jesús definitivamente, si nos condenamos para siempre en el Infierno.

Aprovechemos que Jesús es nuestro Gran Amigo y confiémosle todos nuestros pesares y problemas, también nuestros deseos y alegrías, porque Él escucha a sus hijos y, cuando es voluntad de Dios, nos contenta en todo.

Y a este Amigo lo encontramos en el Sagrario, bajo la apariencia de pan, pero realmente presente como hace dos mil años en Galilea, pero más perfectamente todavía, pues en el sacramento está Jesús resucitado y glorioso.

Vayamos a visitar a nuestro Amigo, porque Él tiene sus delicias en pasar las horas junto a los hombres, que son sus amigos.

¡Alabado sea Jesucristo
!

1 comentario:

Gianna dijo...

Ay querido Pedro!.
Esta imagen me resulta preciosa, la de Jesús, el gran amigo
Que paz...