lunes, 15 de marzo de 2010

Cristo es el Tesoro.




Examinaos y no dudéis, entregaos en cuerpo y alma al Señor, en estos días en que Cristo Jesús insiste en vuestra conversión. A los sabios y poderosos, a los que creéis tenerlo todo os digo: No tenéis lo esencial, no tenéis amor a vuestro prójimo ni tenéis amor al Señor, que es el tesoro más valioso que todo hombre pueda desear, pocos son los elegidos por El. Recapacitad y volcaos a Cristo, amadlo y obtendréis la salvación. Amén. Amén.

Leed: Romanos C. 14, V. 22 y 23 y C. 15, V. 1 al 13

22 Guarda para ti, delante de Dios, lo que te dicta tu propia convicción. ¡Feliz el que no tiene nada que reprocharse por aquello que elige!

23 Pero el que come a pesar de sus dudas, es culpable porque obra de mala fe. Y todo lo que no se hace de buena fe es pecado.

Cap. 15, Vers. 1 al 13

1 Nosotros, los que somos fuertes, debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles y no complacernos a nosotros mismos.

2 Que cada uno trate de agradar a su prójimo para el bien y la edificación común.

3 Porque tampoco Cristo buscó su propia complacencia, como dice la Escritura: "Cayeron sobre Mi los ultrajes de los que Te agravian".

4 Ahora bien, todo lo que ha sido escrito en el pasado, ha sido escrito para nuestra instrucción, a fin de que por la constancia y el consuelo que dan las Escrituras, mantengamos la esperanza.

5 Que el Dios de la constancia y del consuelo les conceda tener los mismos sentimientos unos hacia otros, a ejemplo de Cristo Jesús,

6 para que con un solo corazón y una sola voz, glorifiquen a Dios,

el Padre de nuestro Señor Jesucristo.

7 Sean mutuamente acogedores, como Cristo los acogió a ustedes para la Gloria de Dios.

8 Porque les aseguro que Cristo se hizo servidor de los Judíos para confirmar la fidelidad de Dios, cumpliendo las promesas que El había hecho a nuestros padres,

9 y para que los paganos glorifiquen a Dios por su misericordia. Así lo enseña la Escritura cuando dice: "Yo te alabaré en medio de las naciones, Señor, y cantaré en honor de tu Nombre".

10 Y en otra parte dice: ¡Pueblos extranjeros, alégrense con el Pueblo de Dios!

11 Y también afirma: ¡Alaben al Señor todas las naciones, glorifíquenlo todos los pueblos!

12 Y el profeta Isaías dice a su vez: "Aparecerá el Brote de Jesé, el que se alzará para gobernar las naciones paganas; y todos los pueblos pondrán en El su esperanza.

13 Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y de paz en la fe, para que la esperanza sobreabunde en ustedes por obra del Espíritu Santo.

(Mensaje de María del Rosario de San Nicolás
Comentario:

Estamos en tiempo de cuaresma, tiempo de volver al Señor, de convertirnos más profundamente a Él. Porque ¿de qué sirve tener todo lo material si no tenemos la gracia de Dios en el alma, si no amamos a nuestro prójimo ni amamos a Dios? ¡Ay de los que los tienen todo menos el amor a Dios y al prójimo! Llegará el día en que se darán cuenta de que siempre fueron pobres a pesar de haber nadado en la abundancia material. Estamos a tiempo todavía, y aunque nuestras riquezas aumenten, no les demos el corazón, sino que nuestro corazón debe ser únicamente para Dios, para Cristo, y tenemos que abrirlo también al prójimo sufriente, entonces sí seremos los hombres y mujeres más ricos de la tierra, tengamos o no tengamos bienes materiales, porque tendremos al mismo Dios con nosotros y en nosotros, y ese es el Tesoro más grande que podemos poseer. ¡Ánimo y a ser buenos y amorosos con Dios y con los hombres!

No hay comentarios: