jueves, 7 de enero de 2010

Feliz año 2010.



Seguramente que todos haremos un balance de este año, las tristezas que llegaron, alegrías pasajeras, dicha que perdura en el corazón que Dios ha ido formando, seres queridos y amigos entrañables que ya están gozando del abrazo eterno de Dios, criaturas que llegaron del cielo para alegrar nuestras vidas... y tantas cosas más.
Se hacen muchos propósitos al principio de cada año, pero entre las cosas que considero más importantes para retribuir esa mirada de Dios en la primera hora del nuevo año, debe ser la promesa del esfuerzo por hacernos más humildes ante El cada día, de despojarnos más y comprender que el gozo de vivir a Dios, no nace en la fertilidad del suelo de la realización personal, sino en el reseco terreno de la destitución, del despojo.
Pidamos mejor al Padre la fe y la gracia del Espíritu. Que Dios nos bendiga en Cristo con su Espíritu. Si Cristo nos llena, ¿qué más necesitamos?Toda la felicidad estará en cada uno de nosotros y en todos a la vez.No deseemos un año feliz, deseemos que seamos felices en el año. La felicidad, la verdadera y única felicidad, está dentro de nosotros. Si somos felices, todo irá bien.Que Dios nos bendiga en su Hijo Jesucristo que ha nacido por todos nosotros. Que Dios nos bendiga tanto, que podamos también nosotros mismos bendecir, y demostrar al mundo que los cristianos estamos, verdaderamente, llenos de Jesucristo.
OraciónOh, Dios, tú no tienes principio ni fin,pero eres el principio y el fin de toda creatura.Bendícenos al comienzo de este año 2010.Lo iniciamos en tu presencia, Señor,ofreciéndote nuestros mejores deseos.Haz que este nuevo año transcurra en paz para que,con tu gracia y nuestro esfuerzo,sea un año de salvación para todos. Amén.

No hay comentarios: