viernes, 4 de diciembre de 2009

Curación de dos ciegos.


Hola !!!
Si una puerta se cerró para usted, no se preocupe... hay por lo menos mil puertas abiertas, oportunidades inexploradas que están esperando que usted pase por ellas.
En vez de gastar tiempo y energía en abrir puertas que no quieren abrirse, simplemente pase por puertas abiertas donde la energía fluye de forma suave y fácil.


Cuando Jesús se iba de allí, al pasar le siguieron dos ciegos gritando: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!». Y al llegar a casa, se le acercaron los ciegos, y Jesús les dice: «¿Creéis que puedo hacer eso?». Dícenle: «Sí, Señor». Entonces les tocó los ojos diciendo: «Hágase en vosotros según vuestra fe». Y se abrieron sus ojos. Jesús les ordenó severamente: «¡Mirad que nadie lo sepa!». Pero ellos, en
cuanto salieron, divulgaron su fama por toda aquella comarca.
(Mateo 9, 27-31)

No hay comentarios: