jueves, 3 de septiembre de 2009

Reconocen la labor del Secretariado de Ayuda Cristianas a las Cárceles.


En los fundamentos, se destaca que “la asistencia y la investigación criminológica son los intereses de dicha institución. En su lucha para alcanzar estos objetivos, el Secretariado intenta beneficiar y mejorar las prisiones y el Código Penal. En término de la asistencia directa a los necesitados, ofrece ayuda en forma de atención médica, empleo, alfabetización, educación, entrega de ropa y comida”.

“Los resultados de la labor del Secretariado –se subraya-, desarrollada durante todos estos años trabajando en la reinserción de los liberados y en las familias de los reclusos, arroja resultados evidentes: el restablecimiento de los vínculos familiares y, sobre todas las cosas, el aumento del nivel de vida de las familias, tanto moral como económico”.

Una historia de servicio a los encarcelados El 16 de noviembre de 1957 se inauguró el Secretariado de Ayuda Cristiana a las Cárceles (SACC), fruto de la vocación y experiencia de apostolado penitenciario del padre Iñaki de Aspiazu, quien al estar encarcelado durante la Guerra Civil Española (1936) y posteriormente, en los años de la Guerra Europea, estuvo como capellán en los campos de concentración, palpó de cerca las necesidades de los presos dentro, y las dificultades que se proyectarían sobre la sociedad al tiempo de su liberación.

Inmediatamente llevó a cabo una tarea de asistencia post-penitenciaria centrándose en una bien organizada "Casa del Liberado", con secciones auxiliares que abarcaban el problema en todo su conjunto: albergue, alimentación, estudio psicológico y trabajo laboral digno junto al reencuentro con su familia , como necesidades fundamentales del liberado.

Es para cumplimentar estas necesidades que se crea el Secretariado de Ayuda Cristiana a las Cárceles, donde actualmente convergen actividades de carácter asistencial así como científico. Desde 1968, se confío a la doctora Emilia Bouzón de Terzano la tan ardua labor de dirigir las distintas actividades de manera integral. A fin de asistir a los liberados de las cárceles y sus familias, el Secretariado presta, de manera gratuita, distintos tipos de servicios: CONSULTORIO EXTERNO: se atiende a los liberados y se prestan servicios de alojamiento, vivienda, ropa, documentación, asesoramiento legal, internaciones en hogares, trámites de jubilaciones y pensiones, chequeos de salud, etc. INSTITUTO DE ESTUDIOS CRIMINOLÓGICOS: Es uno de los pocos reconocidos por Naciones Unidas en el país. El SACC investiga permanentemente la realidad penitenciaria y post-penitenciaria del país, a fin de adecuar a ellas las políticas de una eficaz defensa social. No sólo en el ámbito nacional sino también en el internacional, donde el alcance del Secretariado es enorme debido a la participación de la doctora Emilia Bouzón de Terzano en numerosos Seminarios, Conferencias y Cursos de Organismos Internacionales. En 1975 con motivo de la celebración del V Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente, celebrado en Ginebra se aprobó como instrumento de trabajo el "Proyecto de Declaración Universal de los Derechos Humanos del Preso" elaborado por la delegada oficial argentina, doctora Emilia Bouzón de Terzano, de tanta importancia a nivel mundial. CENTRO DE PREVENCIÓN EN EL USO INDEBIDO DE ALCOHOL, DROGA Y SIDA: A través de seminarios, cursos, centro de alcohólicos anónimos, etc. CENTRO DE ASISTENCIA Y TERAPIA FAMILIAR: Presta una labor única en el país en la asistencia de familiares de presos, liberados, adultos y menores, ocupándose de la asistencia social y también de la asistencia médica, psiquiátrica y pedagógica.

No hay comentarios: