jueves, 12 de febrero de 2009

¿Con qué derecho?


En una Residencia de ancianos de Údine (en el norte de Italia) que se llama La Quiete (El Descanso, La Tranquilidad), unos llamados médicos retiraron la alimentación que recibía, por sonda, a Eluana Englaro, la mujer de 38 años, que estaba en coma vegetativo desde 1992. La sacaron del centro en el que era atendida por unas religiosas; por orden de un llamado Tribunal de Justicia, y a instancias de su padre que decía no poder soportar lo que soportan innumerables padres y madres de todo el mundo, se la llevaron para desconectarle la sonda que la mantenía con vida. Ha muerto; mejor dicho, la han matado dejándola morir de hambre y sed. Hasta aquí los hechos brutales y atroces:
En los carteles ante la Quiete se lee: (Tuve hambre y me disteis de comer...)
Y también: (Perdónalos, porque no saben lo que hacen)
Del Semanario Católico "Alfa y Omega" del 12-02-2009.

No hay comentarios: