domingo, 14 de diciembre de 2008

¿Cómo es tu oración?



A VECES, EN LA ORACIÓN, COMETEMOS EL ERROR DEL GALLO...

"... Aquel gallo creía que era la potencia y belleza de su canto quien hacía despertar al Sol cada mañana. Y que si, por desgracia, un día dejase de cantar... el Sol ya no saldría.
Pero la realidad era mucho más bella de lo que el gallo suponía.
Porque resulta que era el Sol el que con los primeros rayos de cada amanecer, despertaba al tal gallo cada día..."

Sigamos haciendo camino en este Adviento, fortalezcamos la oración y que se oiga más
seguido "¡Ven Señor Jesús!"

En la oración hallaremos todo y que quien toma la iniciativa siempre, es Dios.

1 comentario:

Enrique Roca (Sevilla) dijo...

Un cristiano sin oración, dificilmente puede llevar las tempestades y sacudidas de la vida por su solo esfuerzo personal y su autosuficiencia; fortalecer la oración signo de madurez en la FE.